Cómo elegir disco duro externo en 2020: Guía de compra

Un disco duro externo es un dispositivo de almacenamiento de datos que se usa para leer o guardar información digital del dispositivo al que se conecta. Estas unidades se pueden utilizar para guardar fotos y vídeos, reproducir (o grabar) películas en la televisión, almacenar copias de seguridad de los ficheros del ordenador o extender la capacidad de almacenamiento de una videoconsola entre otras cosas.

Este tipo de dispositivos, a diferencia de los discos duros internos (los que van dentro del ordenador), suelen tener un tamaño relativamente pequeño y normalmente no necesitan fuente de alimentación externa, con lo que son especialmente útiles para transportarlos de un lugar a otro.

A continuación te presentamos las principales características de los discos duros externos en una sencilla y completa guía que te ayudará decidir con criterio en función de tus necesidades y saber cuándo estás antes una buena opción de compra.

1. ¿Qué uso le vas a dar?

La primera pregunta que debes hacerte a la hora de comprar un disco duro externo es: ¿Para qué lo vas a usar? No es lo mismo usar el dispositivo para guardar las fotos de tu boda que para ejecutar un sistema operativo. La mayoría de las veces podremos ahorrar unos euros limitando las prestaciones sin que ello afecte al uso que le vamos a dar, aunque en otras ocasiones necesitaremos asegurar un rendimiento óptimo en situaciones muy concretas, con lo que tendremos que gastar más dinero.

Un uso muy común para un disco duro externo es el de guardar contenido multimedia (fotos, vídeos y música) o conectarlo a la tv para ver (o grabar) películas. En este caso es recomendable adquirir un disco duro de al menos 500 gb como el Toshiba Canvio Basics, en el que cabrían, aproximadamente, unas 350 películas en HD (1080p).

Si queremos la unidad para correr un sistema operativo en ella, lo más importante es poner énfasis en la velocidad y el rendimiento, ahorrando en espacio. En este caso la compra más acertada sería un disco SSD y nos valdría con una capacidad de 256 o 500 megabytes.

En el caso de querer usar el disco para guardar y ejecutar los juegos de la PS4 o Xbox One que no caben en la memoria de las mismas, no deberíamos quedarnos cortos invirtiendo en capacidad, ya que si bien es cierto que hay juegos de playstation 4 de apenas 200 megas, lo normal en juegos de calidad es que se superen los 100 gigas. Si además es importante para tí acortar los tiempos de carga, plantéate comprar un disco SSD.

VER DISCOS SSD EXTERNOS

A veces necesitamos una gran capacidad de almacenamiento pero también un comportamiento decente en cuanto a rapidez y prestaciones. Por ejemplo, si vamos a montar una red privada de almacenamiento simulando una “nube doméstica”, lo ideal sería adquirir un disco wifi externo de al menos 4 tb (para albergar una gran cantidad de ficheros) y gran velocidad (para compensar la menor velocidad de transmisión inalámbrica frente a un cable USB).

En general, si el disco no lo vamos a usar para guardar información de manera recurrente sino que se va a requerir en situaciones puntuales (guardar fotos o películas, conectarlo a la televisión, etc), nuestra prioridad debe ser la capacidad, pudiéndonos permitir rebajar las prestaciones. Si el disco lo vamos a usar para situaciones más “estresantes” (ejecutar sistemas operativos o montar una red wifi casera) tendremos que prestar más atención a otras características como velocidad o potencia de procesamiento.

2. Conectividad

La conectividad es la forma o el medio mediante el cual el disco externo se comunica con los demás dispositivos. Lo más habitual para este tipo de unidades externas es el uso de USB 3.0/3.1 o USB 2.0, ya que es un tipo de interfaz que incorpora la mayoría de ordenadores, teléfonos, televisiones, etc. Sin embargo, también es posible encontrarnos con interfaces menos comunes como FireWire, SCSI, SATA y eSATA.

Cable USB 3.0 de 15 cm (extremos Micro-B y estandar-A).
Cable USB 3.0 de 15 cm (extremos Micro-B y estandar-A).

Lo normal es que tanto el dispositivo receptor (ordenador, televisión, etc) como nuestro dispositivo de almacenamiento externo tengan puerto USB y no tengas ningún problema. Sin embargo, recomendamos asegurarse de que las conexiones de ambas unidades son compatibles.

3. Capacidad de almacenamiento

La cantidad de datos que puedes almacenar en el disco es algo a tener en cuenta ya que en general los contenidos que se producen en la actualidad (películas, videojuegos, fotos, etc) tienden a crecer en tamaño debido que también crecen en calidad.

Hoy día es normal encontrar películas en HD, FullHD o incluso 4K, juegos de PS4 o Xbox One que llegan a ocupar 100 GB de memoria o fotografías de 3 MB. Si no vas muy ajustado de presupuesto lo ideal es comprar un disco de al menos 1 TB de memoria para no quedarse corto.

Un detalle a tener en cuenta es que al conectar el disco al ordenador veremos menos espacio del que nos indicaba el fabricante. Por ejemplo, en la versión de 1 TB del Toshiba Canvio Basics, nuestro PC nos muestra que la capacidad real es de 931 GB. ¿Por qué sucede esto? Lo explicamos a continuación.

Históricamente, ya sea por simplicidad o por marketing, las marcas de discos duros calculan la capacidad empleando el sistema de numeración decimal (el que usamos las personas), donde:

1 TB = 10 elevado a 3 GB.
1 GB = 10 elevado a 9 Bytes = 1.000.000.000 Bytes

Sin embargo, un ordenador sólo entiende de unos y ceros, con lo cual el sistema operativo siempre va a utilizar el sistema de numeración binario, donde:

1 TB = 2 elevado a 10 GB.
1 GB = 2 elevado a 10 MB (1024 MB) = 2 elevado a 20 B (1.048.576 KB) = 2 elevado a 30 B (1.073.741.824 B).

Estos sistemas de numeración dan como resultado dos cifras diferentes, pero la realidad es que el espacio almacenado por cada uno de ellos es el mismo. Si dividimos 1.000.000.000 bytes (sistema decimal) entre 1.073.741.824 bytes (sistema binario), obtenemos los 931 GB de capacidad que nos muestra el sistema operativo para un disco que nos venden como de 1 TB.

4. Tamaño, peso y diseño

Los tamaños de disco ido cambiando progresivamente desde que aparecieron las primeras unidades en el mercado. En la actualidad la mayoría de discos duros externos tienen un tamaño de 2,5 pulgadas (aproximadamente 7 centímetros de diagonal), frente a las 3,5 pulgadas (aproximadamente 8,9 centímetros de diagonal) que encontramos en los discos duros internos de una computadora o en los discos externos de sobremesa.

El Maxtor M3 Portable de 2,5 pulgadas posee diseño duradero y facilidad de transporte.
El Maxtor M3 Portable de 2,5 pulgadas posee diseño duradero y facilidad de transporte.

Los discos de 2,5 pulgadas (al contrario que los de 3,5 pulgadas, que deben conectarse a la corriente para funcionar) pueden obtener la energía que necesitan del dispositivo al que se conectan, lo que los hace ideales para ser transportados de un lugar a otro.

Además, debido a su menor tamaño, también se usan como discos internos en ordenadores portátiles y videoconsolas (incluso están empezando a sustituir a los de tamaño 3,5 pulgadas en ordenadores personales y servidores empresariales).

5. Compatibilidad

Si no quieres llevarte la sorpresa de que el disco que has comprado no funciona al conectarlo, antes de comprar fíjate si el disco duro externo es compatible con el aparato al que lo vas a conectar. Lo importante es que el sistema de ficheros del disco que compras (normalmente NTFS) sea compatible con el sistema de ficheros del dispositivo al que lo conectas.

En el caso de las videoconsolas PS4 y Xbox One el sistema de ficheros no es importante porque ellas mismas se encargarán de darle el formato adecuado una vez conectes el disco. Y lo mismo ocurre si vas a usar el disco para grabar programas de la tele, será la propia televisión la que le de el formato adecuado.

Uso en ordenadores

Lo normal si vas a conectar el disco a un ordenador con Windows es que no tengas ningún problema, ya que los discos duros externos suelen venir con un sistema de ficheros NTFS de serie, el mismo que el de un PC Windows. Sin embargo, si quieres conectar el disco en Mac o Linux, puede que necesites un reformateo del disco antes de conectarlo, ya que el sistema de ficheros de estos sistemas operativos por defecto no es NTFS.

Conexión a móviles y tablets

Si quieres conectar un disco duro externo a un dispositivo móvil asegúrate de que dicho dispositivo incorpora la tecnología OTG (On The Go). Además, deberás usar un cable de transmisión compatible con esta tecnología para comunicarte con tu móvil o tablet, ya sea para leer ficheros o para guardarlos . Por ejemplo, para transferir o leer datos del disco Toshiba Canvio Basics al móvil Samsung S40, necesitarás un cable adaptador OTG USB C 3.1 a USB 3.0.

Compatibilidad con PS4 y Xbox One

Para saber si un disco duro externo es compatible con Playstation 4 o Xbox One bastará con comprobar que cumple las siguientes condiciones.

Requisitos para un buen funcionamiento de un disco duro externo en Playstation 4:

  • El disco se conecta mediante USB 3.0 o posterior.
  • La capacidad de almacenamiento del disco está entre 250 gigas y 8 teras.

Antiguamente no era sencillo conectar un disco duro externo a la ps4, pero a partir de la versión 4.5 del firmware de la consola eso cambió. Actualmente es tan fácil como acceder a Ajustes > Dispositivos > Dispositivos USB y seleccionar en nuestro disco la opción "Formatear como almacenamiento ampliado".

Requisitos para un buen funcionamiento de un disco duro externo en Xbox One:

  • El disco se conecta mediante USB 3.0.
  • La capacidad de almacenamiento del disco es de al menos 256 gigas.

En la consola de Microsoft, una vez dentro de la sección de configuración de sistemas de almacenamiento, deberás elegir si quieres usar el disco para contenido multimedia (música, vídeo y fotos) o bien para instalar juegos y aplicaciones. En el segundo caso la consola te obliga a formatear el dispositivo y todo su contenido se borrará.

Uso en televisiones

Hoy en día la mayoría de discos duros externos usan la tecnología USB 3.0 (o 2.0) para contectarse a los dispositivos, con lo que si tu televisión tiene entrada USB tienes muchas papeletas para poder ver en ella las películas (o cualquier otro contenido multimedia) que grabes en el disco.

Si tu televisión tiene la opción de grabación de contenidos, la propia televisión te da la posibilidad de formatear el disco para este tipo de tarea. Ten en cuenta que si decides cambiar el formato del disco para grabar contenidos de la tv, ya no podrás usarlo en un ordenador y perderás los datos que tenías anteriormente.

Para conocer todas las implicaciones del uso de un disco duro externo en una televisión, visita nuestra guía sobre cómo elegir un disco duro compatible para tu TV.

Si a pesar de todo sigues con dudas, lo mejor es asegurarse sobre la compatibilidad con tu televisión buscando en la especificación del disco o preguntando directamente al fabricante. Como segunda opción puedes buscar en la ayuda que los usuarios que han comprado el disco dan a futuros compradores. Por ejemplo, si quieres comprobar la compatiblilidad del Toshiba Canvio Basics con una televisión LG, busca en las preguntas y respuestas del producto en Amazon filtrando por el texto "LG".

6. Tecnología

Existen dos grandes categorías en el mundo de los discos, y por extensión en el de los discos externos: Los discos duros magnéticos o HDD (Hard Drive Disc) y los discos de estado sólido o SSD (Solid State Drive).

Los discos duros magnéticos o HDD están formados por uno o varios discos circulares con propiedades magnéticas y atravesados por un eje giratorio. Sobre cada cara de estos discos se sitúa un cabezal capaz de leer y grabar datos secuencial y aleatoriamente en ellos.

Los discos de estado sólido o SSD utilizan memoria flash para guardar la información. Este tipo de memoria no volátil permite retener los datos en el dispositivo incluso tras desconectarlo de la corriente eléctrica. Se podría decir que los discos SSD son pendrives de gran capacidad.

En la práctica las diferencias más importantes radican en la velocidad y el precio. Los discos SSD son más rápidos y en general ofrecen mejor rendimiento, pero son mas caros y de menor capacidad. Los discos HDD son más baratos y con capacidades de almacenamiento mayores, aunque menos veloces.

VER DISCOS EXTERNOS HDD

Los discos HDD están progresivamente siendo sustituidos por los discos SSD, debido a la creciente popularidad, prestaciones y abaratamiento de estos últimos.

7. Velocidad de procesamiento

La tasa de transferencia de datos o velocidad de procesamiento es un factor importante pero en la mayoría de los casos no determinante.

Si vas a instalar un sistema operativo en el disco, te conviene que el arranque y la ejecución de los procesos sea lo más rápida posible. En este caso sería recomendable hacerse con uno del tipo SSD. Sin embargo, si lo quieres para ver películas o almacenar datos, la rapidez del disco no es algo que deba obsesionarte. Un disco HDD cumple de sobra con estas expectativas y además saldrás ganando en ahorro y capacidad.

La rapidez en un disco duro magnético (HDD) viene determinada por la velocidad en RPM (Revoluciones Por Minuto) a la que giran los discos circulares en su interior, yendo desde las 5.400 RPM en los discos de uso doméstico más sencillos hasta las 15.000 RPM en los discos de uso profesional en servidores. Estos datos se traducen en unas velocidades que van de los 50 a los 150 MB por segundo.

Un disco SSD incorpora en su interior un procesador encargado de la lectura y escritura de los datos, y de su eficacia depende en gran medida la velocidad del disco. Por lo general la tasa de transferencia oscilará entre 200 y 550 MB por segundo.

8. Conclusiones

En general el potencial comprador tiene muy claro para qué quiere un disco duro externo pero en pocas ocasiones se para a pensar cuál es el disco duro óptimo para él. Normalmente va a Amazon y se queda con uno que le cuadre en capacidad y que sea razonablemente barato

En este artículo te damos la información necesaria para filtrar de una manera más razonada y, en base a tus necesidades, ahorrarte unos euros en la compra de un disco duro externo.

Si te ha gustado la guía, te invito a visitar el siguiente artículo de nuestra web de dispositivos de almacenamiento externo. Seguro que también te ayuda a la hora de elegir la mejor unidad de almacenamiento.